• Búsqueda avanzada

AURORA

Presentación del Boletín de Fomento en enero de 1911.

 

Julio E. van der Laat, Primer Jefe del Departamento de Agricultura de la Secretaría de Fomento, precursor del actual MAG.

Enero 1911

Boletín de Fomento Año 1 número 1 (Revistas históricas del MAG)

(Se utiliza la redacción y gramática de la época).

El año de 1911, que empezó por la organización de un Departamento de Agricultura, primer paso hacia la realización de una necesidad que en todos los países se reconoce, la de un Ministerio de Agricultura, será, no hay duda, más tarde, de muy especial y muy feliz recordación. Entramos de lleno, como lo decía uno de los órganos más importantes de nuestra prensa, entramos con paso firme á otro campo de vida espléndidamente iluminado por la esperanza.

La agricultura en Costa Rica está todavía en pañales. Tiempo es que sus trabajadores, tan inteligentes y tan enérgicos por naturaleza, encuentren más acertada dirección, también ayuda más eficaz y más decidida.

De la prosperidad de la Agricultura depende, decía en su mensaje inaugural el actual Jefe del Estado, la prosperidad de la República. Ayudar su desarrollo es arbitrar fondos para todos, inclusive el Erario.

La organización del nuevo Departamento de Agricultura es el eco de estos altos pensamientos y el cumplimiento de la solemne promesa hecha al pueblo, de trabajar eficazmente para su prosperidad y bienestar. El país debe estar de plácemes, porque bajo la dirección del bien conocido y competente Ingeniero Agrícola que actualmente dirige el Ministerio de Fomento, el nuevo Departamento no será una mera fórmula, sino un organismo que extenderá su actividad y enérgica acción hasta los últimos rincones del país.

Pero para que su labor resulte rápidamente eficaz, es indispensable que todos los elementos inteligentes del país, los hacendados importantes principalmente, contribuyan con patriótico entusiasmo a la realización de los planes del Gobierno y le presten un apoyo práctico, desinteresado y enérgico en todas las circunstancias.

La primera condición para obtener de los agricultores en general, el necesario esfuerzo en el sentido de mejorar sus costumbres culturales, de emplear útiles é instrumentos de labranza más eficaces, de sanear sus tierras, de fortalecerlas, de emplear mejores semillas y reproductores más perfectos. es infundirles la indispensable confianza en el éxito financiero de tales reformas. Sin fe no habrá esfuerzo ni siquiera buena voluntad y mucho trabajo, por inteligente que sea será hecho en vano.

Esta fe, esta confianza en un buen éxito, sólo con el ejemplo puede infundirse en las masas. El labrador debe convencerse por sus propios ojos y por cultivos hechos en su vecindad por agricultores que conoce, de la verdad de lo que los agrónomos aseguran y recomiendan.

En esto tienen que cumplir un alto deber social para el bien general del país los hacendados importantes, cada uno en el radio de su natural influencia; cada agricultor entendido, inteligente y patriota, y los hay por doquiera en el país, debería ser un foco de luz para toda su vecindad, constituir un centro de enseñanza práctica. Si en la hacienda grande se obtiene, con medios al alcance de todos. cosechas notablemente mayores y de mejor clase y un producto en dinero mucho mayor por una misma cantidad de trabajo, las fincas pequeñas no tardarán todas, una después de otra, según el grado de inteligencia de sus dueños, en adoptar los mismos procedimientos de progreso y en pocos años habrá una evolución económica que hará de Costa Rica un emporio de riquezas; sus condiciones naturales tan favorables lo proclaman, no falta más que escuchar estas voces y tomar los rumbos enderezados que han de conducir a todos los agricultores a la realización de sus promesas.

El nuevo Departamento de Agricultura se propone emplear todos los medios más prácticos de convencimiento y de enseñanza que estén a su alcance.

En sus dos centros de experiencias hará cultivos comparativos de las principales cosechas del país. Con la experiencia práctica adquirida en estos centros, se propone repetir los mismos procedimientos, los de más éxito, en fincas de particulares de buena voluntad, en todo el país, para que los agricultores que no puedan venir a los campos de experiencia a convencerse de la realidad de las ventajas de un cambio de métodos culturales sean casi obligados a verlos en su misma vecindad. Al mismo tiempo se organizarán conferencias por medio de agrónomos ambulantes que se esforzarán de explicar claramente los procedimientos indispensables para mejorar las cosechas y de hacer comprender sus causas.

Con este sistema inaugurado en los Estados Unidos para mejorar el cultivo del maíz, se obtuvieron resultados asombrosos. En dos o tres años la cosecha general del maíz en las provincias visitadas cuadruplicó y el bienestar se hizo general. En Jamaica los mismos o parecidos procedimientos están dando óptimos frutos.

¿Por qué no podríamos aquí en Costa Rica donde los rendimientos son tan raquíticos por causa de la ignorancia de los agricultores, obtener los mismos o aún mejores resultados proporcionales? En ningún país, el maíz, por ejemplo, produce una cosecha tan escasa como entre nosotros. Comparando el rendimiento de la misma superficie de tierra de igual cualidad en Costa Rica con el del conjunto de los países más adelantados en agricultura, la proporción es de 1 parte de maíz para Costa Rica contra 10 en los demás países.

Lo mismo sucede con la caña, con los frijoles, el arroz, las papas y demás productos alimenticios de primera necesidad.

En estos dos centros de experiencias, Guadalupe en tierra templada y Orotina en tierra caliente, ambos puestos en adelante bajo la inmediata y constante dirección de dos Ingenieros Agrónomos del Estado, se ensayarán prácticamente todos los aparatos agrícolas, arados, sembradores, etc., que pueden convenir a las condiciones especiales del país. Los agricultores podrán, por consiguiente, al tratar de cambiar sus máquinas y útiles de labranza, evitar todas las costosas y algunas veces inútiles experiencias, a las cuales estaban antes expuestos; convencerse por sí mismo de las diversas ventajas de cualquier aparato, verlo funcionar, palpar sus resultados, aprender su manejo y tener como consecuencia la seguridad de invertir su dinero con provecho.

A. la par de las experiencias prácticas y giros de propaganda, el Departamento de Agricultura publicará cada 15 días boletines populares que en número de 5,000 ejemplares (por el momento) se repartirán gratuitamente en todo el país. Estos boletines populares darán, cada uno sobre un tema de importancia esencial, explicaciones sencillas y claras al alcance de los más humildes.

Al fin de cada mes se publicará además un Boletín de Fomento, del cual presentamos hoy el primer número al público y a la colaboración del cual invitamos á todas las inteligencias ilustradas del país.

El Departamento de Agricultura tiene abierta, a la disposición del público, una Oficina de Consultas Agrícolas, donde todos los agricultores o los interesados en cuestiones agrícolas recibirán la más atenta acogida. Las dificultades que allí se sometan a los encargados del Departamento, serán resueltas por cada sección especializada. Hay una sección para resolver todas las cuestiones relacionadas con la cría de animales, la ganadería, etc., a cargo del ilustrado ingeniero don Federico Peralta, otras secciones para silvicultura, horticultura, etc.

Cada año, y si es posible con más frecuencia, se organizarán Ferias Ganaderas y, un poco más tarde, también Exposiciones Agrícolas y de Horticultura, con recompensas honoríficas y premios en dinero, con el fin de estimular todos los esfuerzos de mejora, en los diversos ramos de la producción nacional. Se organizarán estas exposiciones de tal modo que una participación en ellas sea fácil al productor pequeño y halagüeño para todos.

El Departamento hará venir semillas seleccionadas de los mejores pastos, especialmente de los ya reconocidos en el país como sobresalientes, y otras semillas de general importancia y las tendrá a la disposición del público a precio de costo.

En la cuestión de abonos también pondrá a precio de costo a disposición de los agricultores, abonos garantizados, en grandes y pequeñas cantidades, explicando bien su exacto empleo, eliminando así graves obstáculos que existían antes para el empleo de los abonos, como la inseguridad de su verdadera eficacia, la ignorancia de su modo de aplicación, de la época de esta aplicación en cada lugar, etc.

Un laboratorio agrícola hará, por el momento gratuitamente, el examen de todas las tierras que le serán enviadas de conformidad con las instrucciones del Departamento, para averiguar las verdaderas causas de la infertilidad y poder dar así los consejos de saneamiento o de abono, que remediarán el mal.

Con especial interés se preocupará el nuevo Departamento de Agricultura de la repoblación de los bosques, estudiando las medidas legislativas que convendría adoptar para poner coto al grave mal de la tala inconsiderada de los bosques, causa principal de los cambios desfavorables que cada año se acentúan en las condiciones climatéricas del país.

Se establecerán, bajo la vigilancia y dirección de un jefe entendido, grandes almácigos de todas las principales esencias forestales indígenas de Costa Rica, el cedro, el pochote, el caoba, el laurel, el roble, etc. y de muchas esencias extranjeras que según anterior experiencia prosperan admirablemente en el país. Se emplearán, para la repoblación de los bosques tierras de propiedad nacional o municipal y se pondrán gratuitamente o a un costo insignificante a la disposición de los particulares que tienen tantas inútiles dehesas que pueden cambiarse en valiosos productores de madera y en regeneradores de la antigua favorable climatología costarricense.

 

Almácigos de árboles frutales, escogidos, se iniciarán para propagar su cultivo hasta ahora tristemente desdeñado.

 

El gran problema de los caminos rurales será debidamente considerado en todas sus fases por ser uno de los más esenciales a la prosperidad agrícola y general.

 

Muchas otras necesidades urgentes reclamarán de los miembros del nuevo Departamento toda su energía y actividad, como por ejemplo, la organización de la policía rural que tanta falta hace si como es de desear se fomenta y se protege en el país el cultivo de los árboles frutales para la exportación, cultivo que ha hecho por sí solo prósperas y ricas a muchas otras naciones.

 

Nos permitimos una vez más, después de esta pequeña y muy incompleta reseña de las labores proyectadas por el Departamento de Agricultura, de hacer un llamamiento a la iniciativa y al patriotismo de los particulares y de toda la Prensa Nacional.

 

En todos los países se ha reconocido la extraordinaria importancia y singular eficacia del sistema cooperativo en todos los dominios, rurales especialmente. La unión hace la fuerza y mucho más cuando esta unión tiene bases y tendencias altruistas.

 

Hay que hacer un gran esfuerzo para introducir estas tendencias en Costa Rica, para destruir este espíritu de desconfianza mutua que tiene por objeto aislar los valores individuales. Todo esfuerzo aislado es fatalmente impotente; es preciso crear asociaciones de mutuo socorro, tanto en el ramo de crédito rural, como en el del uso de maquinaria perfeccionada, de compras y ventas; de exportación organizada.

 

En la realización de esta gran obra de unión debe darse la mano todo lo que significa algo en el país; deben trabajar juntas todas sus potencias, el Gobierno, la Prensa, las autoridades locales, como los particulares. Unidos en un mismo esfuerzo y con igual buena voluntad, hemos de hacer un bien inmenso al País, salvarlo definitivamente en un porvenir cercano de su postración económica y poner su agricultura y progreso general a la misma envidiable altura que ha alcanzado el nombre de Costa Rica entre las naciones más cultas del mundo, por su cordura y su sensatez política.

 

 

Ministerio de Agricultura y Ganadería de Costa Rica
Todos los derechos reservados 2014

Agradecemos toda sugerencia para mejorar este servicio.
remitir su mensaje a sunii@mag.go.cr